Patricia Huber
Patricia Huber

 
 
 
Entre los años 1930 y 1936, Edward Bach descubrió, perfeccionó y puso en práctica un sistema de medicina tan simple como efectivo.
Entre los años 1930 y 1936, Edward Bach descubrió, perfeccionó y puso en práctica un sistema de medicina tan simple como efectivo.
El Dr. Bach enseño que la base de la enfermedad ha de hallarse en la inarmonía entre los aspectos espiritual y mental del ser humano.
Esta inarmonía produce infelicidad, tortura mental, temor, lasitud, resignación que rebajan la vitalidad del cuerpo y permiten a la enfermedad estar presente repercutiendo en el estado de ánimo de la persona. 
 
Por esta razón, los remedios que preparó fueron para el tratamiento del estado de ánimo y temperamento del paciente, no para su enfermedad física; de modo que cada paciente volviéndose más él mismo, pudiera incrementar su propia vitalidad y extraer, de una fortaleza interna y una paz interior, los medios para restaurar su salud.
Cada paciente debe dirigir su propia vida y aprender a dirigirla en libertad.  
 
Cada cual es un individuo diferente, y cada uno debe ser tratado según su estado de ánimo personal y la necesidad del momento, no por su enfermedad física. El Dr. Bach recalcó que sus remedios podían usarse conjuntamente con cualquier otra forma de tratamiento, sin colisionar o interferir.Igualmente, pueden alcanzar grandes resultados usándose solos. 
 
"La salud es nuestra herencia; nuestro derecho.
Es la unión plena y completa entre el alma, la mente y el cuerpo; y esto no es un ideal lejano, difícil de alcanzar, sino uno tan fácil y natural que muchos de nosotros lo pasamos por alto."
Dr. Edward Bach 
 
Las flores van limpiando el campo energético y actúan sobre nuestras emociones. Estas componen un sistema sencillo, suave y natural, un remedio seguro utilizado en todo el mundo por el público en general, y por médicos y profesionales del sector de la medicina complementaria, psicoterapeutas, consejeros, dentistas, veterinarios, curadores, etc.
Las flores son completamente seguras, no tienen ningún tipo de efectos secundarios y no son adictivas. Son suaves en acción y se pueden tomar con seguridad por personas de todas las edades desde los recién nacidos hasta los ancianos. También son beneficiosas para los animales y las plantas.
Las Flores de Bach pueden tomarse solas o conjuntamente con otros tratamientos; no entrarán en conflicto con otra medicación incluyendo los remedios homeopáticos. 
 
LAS FLORES NO PRETENDEN SUSTITUIR A LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS,EN CASO DE QUE LOS SÍNTOMAS PERSISTAN,SE ACONSEJA CONSULTAR UN ESPECIALISTA. 
 
El propósito de las Flores es apoyar la lucha del paciente contra su enfermedad corrigiendo los factores emocionales como la depresión, la ansiedad, el trauma y otros que se creen, impiden la curación física. También se pueden utilizar de modo preventivo en momentos de ansiedad y estrés, y son particularmente útiles para todas aquellas personas que se sienten generalmente cansadas y en baja forma, sin un diagnóstico médico específico.